Servicios Funerarios para mascotas
Tel. 5750-3470 / 01 800 911 2525. Atención telefónica los 365 días del año, de 8am a 8pm

Duelo Infantil

Para un niño las pérdida de una mascota puede ser tan dolorosa como la de un ser querido humano. Por lo tanto hay que permitirle que recorra todo el proceso de un duelo sin apenarse por la pérdida de un compañero no humano.
La longevidad de los animales de compañía es menor que la de las personas, lo que significa que tarde o temprano un niño tendrá que afrontar esta dura y penosa situación.
No se debe actuar sin decirle, pues el desconsuelo del niño será mayor al regresar a casa y descubrir que su mascota desapareció sin tener la oportunidad de acariciarla por última vez. Además, si se descubre lo sucedido, y se actuó sin su consentimiento, puede que pierda la confianza que tenía. El niño no necesita que le expliquen que es la muerte con palabras técnicas, sino que le escuchen sus inquietudes, temores y fantasías.

La forma en que un niño acepte y se adapte a la pérdida de una mascota depende de muchos factores:

  • La edad del niño en el momento de la pérdida
  • Relación que mantenía con la mascota
  • Características de la pérdida (tipo de muerte)
  • Ayuda de la familia y del profesional Médico Veterinario ante sus sentimientos y necesidades emocionales

Su herencia familiar, religiosa y cultural.

Independientemente de las creencias religiosas de la familia, debe saber que los aspectos físicos de la muerte son irreversibles y permanentes. Es recomendable no remplazar inmediatamente una mascota por otra. Ningún perro o gato es igual a otro. Permítale el tiempo que necesite para pasar su duelo, y luego ver si está dispuesto a cuidar y amar a otro animal. Si decide tener otra mascota, dale un nombre distinto. Henry Cortés González

El Puente del Arcoiris

Hay un puente que se encuentra entre el Paraíso y la Tierra, y se llama Puente del Arco Iris.
Cuando un animalito que ha sido especialmente amado por alguien aquí en la Tierra muere, entonces va al Puente del Arco Iris. Allí hay valles y colinas para todos nuestros amigos especiales, para que puedan correr y jugar juntos. Hay mucha comida, agua y sol, y nuestros amigos se encuentran cómodos y abrigados.
Todos los animales que han estado enfermos o que eran ancianos, recuperan su salud y vigor; aquellos que fueron heridos o mutilados recuperan lo perdido y son fuertes nuevamente, tal como los recordamos en nuestros sueños de días y tiempos pasados. Los animales están felices y contentos, excepto por una pequeña cosa: cada uno de ellos extraña a alguien muy especial, alguien a quien tuvo que dejar atrás.
Todos corren y juegan juntos, pero llega un día en que uno de ellos se detiene de repente y mira a la lejanía. Sus brillantes ojos se ponen atentos; su impaciente cuerpo se estremece y vibra. De repente se aleja corriendo del grupo, volando sobre la verde hierba, moviendo sus patas cada vez más y más rápido. Tú has sido avistado, y cuando tú y tu amigo especial finalmente se encuentran, los dos se abrazan en un maravilloso reencuentro, para nunca separarse de nuevo. Una lluvia de besos cae sobre tu rostro; tus manos acarician nuevamente la cabeza amada, y puedes mirar nuevamente a los confiados ojos de tu mascota, tanto tiempo apartada de tu vida, pero nunca ausente de tu corazón.
Entonces los dos cruzan el Puente del Arco Iris juntos. Anónimo.